Sector Público

Una buena gestión del riesgo y del cumplimiento regulatorio son elementos clave no sólo al sector empresarial, sino también para las entidades oficiales que trabajan por una gestión transparente, ordenada y eficiente. La cantidad de personas que están en contacto con los funcionarios de gobierno de cualquier nivel crece de manera exponencial (asesores, consultores, contratistas y subcontratistas), lo que dificulta la protección de los datos y el cumplimiento de los requisitos reglamentarios.

Como consecuencia aparecen ciertos riesgos internos como:

  • Divulgación de asuntos de estado
  • Exposición pública de presupuestos
  • Fuga de informes internos
  • Incumplimiento de los reglamentos internos y externos
  • Acceso no autorizado a información clasificada
  • Empleados desleales
  • Corrupción, sobornos

DESCUBRA CÓMO PROTEGEMOS A LAS INSTITUCIONES GUBERNAMENTALES CONTRA LOS RIESGOS INTERNOS. APRENDA MÁS:

Las entidades gubernamentales están obligadas a identificar y resguardar los datos para no ponerlos en riesgo, deben monitorear y controlar las amenazas para mantener su gestión de manera transparente y segura al más alto nivel.

Para realizar las operaciones diarias en un entorno protegido contra riesgos, cualquier institución gubernamental debe:

  • Controlar
    • Información sensible, la divulgación de decisiones antes del anuncio oficial
    • Datos personales de los funcionarios públicos
    • Documentos de uso oficial exclusivo o documentos de alto secreto
    • Memorandos oficiales, falsas denuncias, expedientes judiciales
    • Usuarios privilegiados
  • Monitorear
    • Ambiente laboral
    • Horas de trabajo de los empleados
    • Como interactúan los distintos ministerios, secretarías, delegaciones, etc.
    • Líderes informales
    • Nepotismo
  • Detectar
    • Incumplimiento de leyes y reglamentos
    • Violaciones de la normativa interna y del reglamento laboral
    • Grupos de riesgo como terrorismo, jugadores, deudores, narcotráfico, etc.
    • Patrimonio y gastos de empleados cuando exceden sus posibilidades en relación con los ingresos
    • Soborno, fraude y otras prácticas corruptas