Educación

De acuerdo a los datos proporcionados por el Breach Level Index, durante 2017 se han registrado más de 120 filtraciones en las instituciones educativas. Los datos educativos que se ven comprometidos de alguna manera ponen en riesgo a estudiantes, padres y empleados.

Esto plantea un conjunto de nuevos desafíos que deben abordarse como parte un programa integral de prevención de pérdida de datos y la detección de amenazas cibernéticas:

  • Realizado el seguimiento del uso de datos
  • Implementando herramientas de detección de amenazas internas
  • Tomando medidas preventivas para los delitos cibernéticos
  • Cumpliendo con las normas, regulaciones y requisitos legales

DESCUBRA CÓMO PROTEGEMOS A LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS CONTRA LA PÉRDIDA DE DATOS Y LAS AMENAZAS INTERNAS. APRENDA MÁS:

El sector educativo es un objetivo muy tentador para los atacantes internos y para los delincuentes cibernéticos debido a la enorme cantidad de datos, como credenciales de inicio de sesión, información de investigación socio-económica, números de seguridad social o registros de atención médica.

Para comprobar los resultados del aprendizaje y asegurar su financiación una institución educativa tiene que controlar:

  • Informes de asignación de fondos
  • Planes de gastos
  • Metodologías de investigación
  • Información personal (PII, PHI), incluidos los currículos del personal y los estudiantes
  • Datos de investigación y desarrollo
  • Dispositivos externos y transmisión de datos
  • El acceso a la información
  • La auditoría de software, incluida la instalación, desinstalación y el software faltante